Ojalá.

Ojalá, ojalá algún día, ojalá siempre.

Era una niña alocada con los pelos revueltos de esos que son necesarios peinarlos veinte veces al día, que usaba como vestidos las camisetas xxl que acumulaba en su armario de amores pasados, que ahogaba sus problemas bebiendo café y fumando cigarrillos de liar, cogiendo la cámara de fotos, pintando, llorando escuchando canciones tristes y comiendo chuches y chocolate.

Parecía una extraterrestre, seguro que no era de este planeta todavía era capaz de sentir, de dar abrazos sin motivos aparentes, de leerte los ojos, de llegarte al alma, era como la calma en medio de la marea, apreciaba los días lluviosos más que los soleados, tan oscura por fuera y tan tierna por dentro con sus infinitas canciones . Capaz de levantar cualquier mirada con el pelo suelto revuelto y sin pintar. Era tormenta de Abril, hacía la guerra en la cama, escuchaba las canciones que mas le gustaban en bucle, amaba incondicionalmente igual que también odiaba.

Puedo deciros que cuando se agobiaba cogía un tren.

Que esta llena de fallos pero también de amor, que se ahogaba en vasos de agua.

Pero se levantaba siempre se levantaba. Ojalá que no cambies, ojalá no te duermas sin haber aprendido algo, ojalá sepas que nunca estás sola, ojalá te quieras más de lo que te quieran los demás siempre. Ojalá sepas que el “ojalá” siempre llega.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s